Sensaciones de un Madrid pre-electoral

moncloa.jpgPor Beatriz Diez.
Madrid me recibe con temperaturas frías y ambiente sereno. Parece mentira que estemos a tan sólo tres días de la jornada electoral que decidirá quién será el inquilino del Palacio de la Moncloa durante los próximos cuatro años. Las calles están adornadas con carteles propagandísticos de los distintos partidos políticos que se presentan a estas elecciones, predominan los que piden el voto o para el Partido Socialista Obrero Español, actualmente en el gobierno, o para el Partido Popular, principal partido de la oposición. Paseo por las calles del centro, intentando discernir si esta calma que percibo en las calles es real o si no será más bien que la procesión va por dentro, y que los ciudadanos están ocultando la tensión como pueden.

Siempre es excitante viajar al país de origen para ser testigo directo de un acontecimiento como unas elecciones generales, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que tienen los comicios del próximo domingo para los españoles. Los preparativos para venir a España me han tenido preocupada y algo nerviosa, espero no haber maltratado a los colegas que se han quedado en Holanda, y si ha sido así, sirva esto como una petición pública de disculpa.

Llego cargada con todo el material de trabajo: la grabadora, el ordenador, los papeles, y aterrizo en mi ciudad, Madrid, no para visitar a la familia o a los amigos, como tantas otras veces, sino para trabajar. Debo observar lo que hasta prácticamente ayer era mi mundo, mi vida, con una mirada externa, y no es fácil. Tengo que dejar a un lado todo lo que en estos 4 años de legislatura me han estado contando familiares y amigos, o si no dejarlo de lado, por lo menos ser capaz de entender cómo lo han visto o sentido otras familias y los amigos de otros.

Porque, me dicen, las palabras no sirven para explicar la crispación que se ha vivido en este país en estos últimos cuatro años. Por eso decía, al comienzo, que esta sensación de calma es aún más llamativa, porque sucede a una de las épocas más tensas que se han vivido en España desde que volviera la democracia y porque no hay garantía de que los cuatro años que vengan vayan a ser más tranquilos. Quizá lo que está haciendo la gente es contener la respiración y esperar a ver qué sucede el domingo. El suspense no ha hecho más que empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: