¿Y ahora qué?

centro-de-madrid.jpgPor Beatriz Díez
Como era previsible, España ha amanecido inundada por portadas de periódicos, tertulias en la radio y debates en televisión que hablan sobre las elecciones de ayer. Nadie escapa del análisis post-electoral. En el metro de Madrid muchas de las conversaciones giran en torno a lo ocurrido ayer. Algunos suspiran aliviados porque el Partido Popular no haya recuperado el poder que perdió en el año 2004. Otros muchos consideran que la concentración de poder en manos de los dos principales partidos es dañina para la salud de la democracia. Y hay quienes intentan recuperarse de la gran decepción, como es el caso de los militantes y simpatizantes de Izquierda Unida.

Hoy se han organizado diversas concentraciones silenciosas en solidaridad con la familia de Isaías Carrasco, ex concejal socialista asesinado el pasado viernes. Las manifestaciones de repulsa contra el terrorismo se dejaron para hoy, para que no interfirieran con el ambiente electoral. Pero las elecciones ya han quedado atrás. “¡Afortunadamente!”, dirán muchos. Poco a poco todo irá volviendo a la normalidad. La gente volverá a preocuparse por el precio de los huevos o por los resultados de la última jornada futbolística. Se empezarán a hacer planes de viaje para los días de Semana Santa, que están a la vuelta de la esquina. Se esperará con ansia la llegada de las vacaciones del verano europeo. Y yo pensaré con ilusión sobre qué temas abordar en este blog que nació hace poquitos días y en el que las elecciones españolas han tenido un papel protagonista.

Por mucho que sea un honor y un privilegio trabajar en lo que se ha elegido y participar en un acontecimiento tan importante para la vida política de un país como lo eran estas elecciones en España, el cuerpo se resiente y la mente necesita un respiro. Surge una necesidad de dejar las cifras y los porcentajes a un lado, olvidar los enfrentamientos dialécticos, despreocuparse un poco, no discutir sobre quién es responsable de la crisis o desaceleración económica, en definitiva, reiniciar el disco duro para poder seguir funcionando. Uno de los periodistas acreditados ayer en la sede del Partido Socialista, en Madrid, exclamó de repente: “Ahora, a prepararse para las elecciones europeas”. Todos levantamos la mirada del ordenador y le miramos asustados. Hasta que una colega le dijo: “Danos un respiro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: