Una niña como protagonista

Sede PSOEPor Beatriz Díez
Llegó el día, se celebraron las elecciones, y ya hay un claro vencedor de las mismas, José Luis Rodríguez Zapatero y el Partido Socialista Obrero Español. El PSOE mantiene su diferencia de 16 escaños respecto al Partido Popular que, a pesar de la derrota, se siente ganador por haber subido en número de votos y de escaños. Una cosa está clara, la política española es cosa de dos: entre los dos partidos principales ocuparán, durante la siguiente legislatura, 322 de los 350 escaños que conforman el Parlamento español.

La noche electoral ha estado llena de carreras. Al llegar a la sede del partido socialista, me encuentro con que somos tantos los periodistas acreditados que apenas tengo sitio para colocar el ordenador y la grabadora. Voy dejando las cosas donde puedo, con la tranquilidad de que somos todos colegas y que mi chaqueta no corre peligro aunque esté olvidada en una silla durante toda la noche. En la sede está también Emanuele, al que he presentado en la nota anterior. Laura ha seguido el desarrollo del escrutinio desde la sede del Partido Popular.

Según se va sabiendo que el partido socialista ha ganado las elecciones, comienzan a agolparse frente a la sede del partido ciudadanos que, portando banderas rojas con la rosa en el puño que simboliza al PSOE, cantan y saltan locos de alegría. Uno de los cánticos más coreados: “Es socialista, la niña de Rajoy, es socialista,…”. Se puede decir que, en el anecdotario de esta campaña electoral, la niña de Rajoy ha sido la gran protagonista.

Para quien no la conozca, la niña de Rajoy se hizo famosa en el discurso de Mariano Rajoy, al final del primer cara a cara televisivo que lo enfrentó a José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy habló entonces de una niña que nacería en una España unida y que viajaría al extranjero orgullosa de ser española. El tono del discurso fue cursi y desde el día siguiente, la niña de Rajoy ha estado en boca de todos. Los oponentes del Partido Popular han sacado punta a la gracia de la niña de todas las formas posibles. El Partido Popular, por su parte, en lugar de pasar de puntillas sobre el tema, ha reivindicado tanto la ocurrencia que, incluso en uno de los últimos mítines del partido, se podía ver a un grupo de jovencitas con camisetas que decían: “Yo soy la niña de Rajoy”.

Dice mi madre que, teniendo en cuenta lo guasón que es este país, no entiende cómo a nadie se le puede ocurrir lanzar un discurso de este tipo. Ella sostiene que la deberían contratar como asesora de comunicación en algún partido político. Rajoy sin embargo pensará que su niña le ha llevado a conseguir más votos y superar el techo electoral del Partido Popular. Todo depende desde dónde se mire. Lo que es verdad es que, por lo menos, la niña de Rajoy nos ha hecho reir y pasar buenos momentos en una noche tan larga como esta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: