Momentos imborrables

FloresPor Alejandro Pintamalli
Mi colega Beatriz lo dijo muy bien. Esos momentos, como el del 11-M o el del 11-S, son imborrables. También recuerdo cada detalle de esos días. La mañana en que cayeron las torres gemelas estaba en una oficina en Buenos Aires, resistiendo a un trabajo inhumano. No había pantalla en donde no se reflejara el horror, dentro del edificio y fuera, en los bares porteños.

Ese horror se repitió en Madrid. Entonces formaba parte de esta radio. Mi turno concluía en la noche y hasta la madrugada no estaba claro quiénes habían sido los responsables de esa carnicería humana. Una colega vasca descreía, ya con antelación, que hubiera sido la banda armada ETA. Recuerdo que hablé con un vocero del entonces gobernante Partido Popular quien, con fastidio, desmentía esa misma noche la teoría de la mano de Al Qaeda o de cualquier otro grupo terrorista, que no sea la organización separatista vasca. No tardó en saberse la verdad. No tardó en derrumbarse el PP.

Un año después del 11-M estuve en Madrid. Acababa de inaugurarse el Bosque de los Ausentes (luego rebautizado como Bosque del Recuerdo), en el Parque del Retiro. Las carpetas de césped estaban todavía sostenidas por ganchos, a la espera de que eche raíces. Cada uno de los árboles allí plantados representa a las víctimas. Se habrá dicho mil veces, no lo sé, pero cada uno de esos cipreses y olivos me dejó una impresión dolorosa. Ascender a la cima de la colina de este monumento fue una tortura.  Con toda seguridad, es el mejor homenaje concebido en memoria de las 192 víctimas mortales.

Una respuesta a Momentos imborrables

  1. laura dice:

    A mi también me gustaría rendir homenaje a todas esas víctimas (y a familiares de víctimas), que perdieron la vida en aquellos trenes hace 4 años. Como dice Alejandro, todos nos acordamos perfectamente de dónde estábamos aquella mañana. Yo me encontraba en un tren, camino a la universidad. Estaba escuchando la radio cuando dijeron que había explotado una bomba en la estación de Atocha…unos minutos después ya eran dos. Un periodista, con voz temblorosa, comenzó a intentar explicar lo que estaba ocurriendo. No pudo terminar de hablar. Nos desalojaron del tren y ya todo comenzó a ser un caos. Fue horrible. Y luego llegaron las mentiras…Esa misma noche, casi todos los medios internacionales ya apuntaban al terrorismo islamista como presunto autor de la matanza. El gobierno seguía diciendo que había sido ETA: pocos días después había elecciones generales. La muerte, la mentira y el dolor provocaron en millones de españoles un sentimiento visceral, que viene de muy dentro, que no se puede explicar. El Martes se celebraba el 4º aniversario y casi todo el mundo ha seguido con su vida. Pero creo que jamás se olvidarán del 11 de marzo de 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: