La calle se vuelve a vestir de naranja

amsterdamPor Beatriz Díez
Ya está aquí, un año más ha llegado el Día de la Reina y casi no me he dado cuenta. Se ve que me está pasando lo que dicen que ocurre según nos vamos haciendo mayores, que el tiempo se me escapa de las manos, cada vez más rápido. Esta mañana viajaba en el tranvía para ir a la estación a tomar el tren que me ha traído a la radio, y he vuelto a maravillarme por la ilusión con la que los holandeses celebran este día.

Las calles vuelven a estar decoradas de naranja, y a las 8 y media de la mañana ya había muchos puestos de venta callejera con toda clase de objetos que los holandeses recuperan de sus armarios y estanterías para recaudar unos dinerillos, que no vienen nada mal en estos tiempos de crisis.

La semana pasada no llegué a tiempo de contar en el blog lo que nos pasó con un rumor que, de haberse convertido en realidad, habría hecho que este día de la Reina hubiera sido muy diferente. De pronto, el viernes pasado se empezó a decir que la Reina Beatriz iba a abdicar esa misma noche. Sorpresa, llamadas, idas y venidas, gestos de asombro.

Desde Argentina nos llamaron de varios medios: de confirmarse la noticia, la argentina Máxima se convertiría en Reina de Holanda, consorte, sí, pero Reina. En los medios holandeses en Internet comenzaron a aparecer algunos análisis, en los que se hacían cuentas y todo parecía encajar. Era el momento. Los holandeses ya habían dicho en algunas encuestas que consideran que el príncipe Willem Alexander está listo para reinar, y, además, las fechas coincidían perfectamente. El lunes 27 el príncipe cumplía 42 años, justo la edad que tenía Beatriz cuando recibió la Corona, y qué mejor regalo podía dar la reina a su hijo que todo un reinado.

Así que a las 8 de la tarde, en la redacción, todos seguíamos con atención el informativo de la televisión pública holandesa, el NOS Journaal, con mil ojos y oídos muy abiertos… para nada. Es decir, para nada relacionado con la Casa Real. No hubo anuncio, no hubo abdicación, no hubo palabras desde el Palacio de Noordeinde. Todo ello permite que hoy, como cada 30 de abril desde el año 1949, se celebre en Holanda el día de la Reina. Porque, cuando Willem Alexander sea Rey, ¿cómo se llamará a esta celebración?

Una respuesta a La calle se vuelve a vestir de naranja

  1. Lazaro diaz dice:

    Es impresionante y de muy buen gusto ver como los holandeses celebran este dia,el naranja se viste de gala en todo el pais con todas sus tonalidades y engalana como vada año las festividades del dia de la reina,la realeza
    goza de gran prestigio y su pueblo la sigue y la apoya,
    y aunque a muchos les gustaria ver ya al principe heredero
    sentado en el trono tendran que esperar por lo menos un año mas,como se llamara despues ? quien sabe pero dudo que este dia hecho ya una tradicion de muchisimos años desaparesca, los holandeses no creo que lo permitan, pienso yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: