Sobre la Amazonía, futbolistas y niños de la calle

Por Anna Karina Rosales
Indígenas amazónicos en búsqueda de una voz, futbolistas holandeses en ignorado partido benéfico y 700 niños de la calle reunidos en una gran familia, son las frases que describen mi última experiencia vivida en mi Perú natal. En tan sólo 10 días tuve la oportunidad de ofrecer con mi colega Jaime Báguena un curso dirigido a comunidades indígenas que quieren hacer radio en la selva peruana, acompañar a jugadores de la legendaria Naranja Mecánica a un partido organizado por una fundación holandesa y visitar, en un asentamiento humano ubicado en el norte chico limeño, a niños de la calle que han encontrado, en una comunidad, el amor y cobijo que sus padres migrantes en Lima no pudieron o no quisieron ofrecerles. A continuación un resumen de cada experiencia.

Kuumu, la voz de los pueblos indígenas
Así se llama el programa radial que desde hace un año coproducen integrantes del programa de Formación de Maestros Bilingües de la Amazonía Peruana FORMABIAP, con indígenas amazónicos de la región Loreto, al noreste de Perú. En aproximadamente 20 minutos las voces de pueblos como tikuna, kukama kukamiria, quechua, awajun, witoto, bora, ashaninka y jíbaro se articulan en una producción que contiene entrevistas, comentarios, canciones y variadas manifestaciones culturales, todas relacionadas con el sentir de los pueblos indígenas en su búsqueda de fortalecimiento de su identidad y reconocimiento pleno en la sociedad peruana.

El programa, presentado en español, pero con referencias a los idiomas de los pueblos locales, se difunde ya en radios en Contamana y Caballo Cocha de la región Loreto y se espera que en un futuro próximo se escuche con regularidad en radios de mayor alcance como La Voz de la Selva y Radio Ucamara de Iquitos. Su realización ha sido posible gracias a la cooperación de OXFAM Novib y Radio Nederland las que, respectivamente, brindaron financiación y capacitación necesarias para la realización de producciones radiofónicas. Me siento muy honrada de haber recibido el encargo de capacitar a mis compatriotas y haber aprendido también mucho de ellos.

Fugaz visita de la Naranja Mecánica a Lima
Con motivo del aniversario 25 de la Fundación peruano-holandesa ADESA, esta institución benéfica trajo a fines de febrero a Lima a futbolistas de la talla de Ruud Gullit, Pierre van Hooijdonk y Aron Winter, entre otros. Los ex-mundialistas holandeses se enfrentaron a masters peruanos como Héctor Chumpitaz, el “Puma” José Luis Carranza, Alfonso “Puchungo” Yáñez y Percy Olivares, en un partido amistoso en el estadio Miguel Grau del Callao.

Si bien el encuentro pasó desapercibido debido a otros eventos deportivos (Copa Libertadores, Descentralizado Nacional y la visita del trofeo de la Copa Mundial Sudafricana en su gira por Latinoamérica) aproveché la oportunidad para seguir de cerca a uno de los jugadores holandeses, quien fuera mediocampista del Ajax de Ámsterdam y el Sparta de Rótterdam, Aron Winter. Las impresiones del futbolista sobre el partido y su verdadero objetivo, los niños del Perú, se pueden apreciar en un video recientemente publicado en nuestra página, los comentarios de la presidenta de ADESA, Ada van der Horst quien, a pesar de la poca concurrencia al estadio, pone en relieve los proyectos educativos, sociales y de salud que su institución realiza en el Perú.

Sagrada Familia del Zapallal
En la cuarta y última sesión de grabaciones para la serie radial “Flores de la acera” visité por dos días una comunidad de niños, hijos de la migración y del abandono de sus padres. Ubicada en un asentamiento humano a 38 kilometros al norte de Lima, la comunidad la Sagrada Familia alberga aproximadamente a 700 menores entre 0 y 17 años. Su fundador, Miguel Rodríguez, me recibe con los brazos abiertos y me comenta cómo comenzó este proyecto hace casi dos décadas. Su historia es uno de los mejores ejemplos de cómo el ser humano puede ser capaz de transformar un gran dolor, la pérdida de su propio hijo, en una gran obra de amor.

La Sagrada Familia, me explica, es una comunidad laica e independiente que logra mantenerse, sobre todo, gracias a la colaboración de voluntarios y donantes particulares. Gracias a ellos, la educación y el acompañamiento social no han faltado, ni tampoco las posibilidades de aprender oficios y alcanzar estudios superiores. Pero falta mucho por hacer.

Me alojo en la casa de las niñas de 4 a 7 años y observo las carencias económicas. Entablo contacto con estas caritas mocosas y alegres, pero algo acaloradas con el sol del verano. Observo su rutina y poco a poco descubro sus historias. Me apena tener que rebuscar su pasado durante mis conversaciones, pero me reconforta el hecho de que casi todas me hablan con brillo en los ojos cuando se refieren al futuro.’Quiero ser policía para capturar a los malos’, me dice una, ‘Yo quisiera ser enfermera para curar todas las heridas’, dice otra. Me cautiva una niña de 8 años, Patricia, quien asegura no tener ‘planes específicos’, pero que quisiera de mí un abrazo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: