¡Quién pudiera!

Por Alejandro Pintamalli. Los oradores acababan de llegar y se dirigieron por indicación de sus asistentes a los pocos enviados de la prensa que aguardábamos en la entrada del lugar del evento. No tenía apuro y no me molestó que mis colegas de un canal local de la provincia de Gelderland se hicieran primero del alcalde de Nijmegen. El embajador de Argentina en Holanda, Santos Goñi, aprovechó para acercarse, mientras aguardaba mi turno.

“¿Se enteró que Wouter Bos renunció?”, me dijo con la seguridad de darme una primicia. No lo sabía. Ocurrió esa mañana mientras conducía durante algo más de una hora hasta la cita, al borde del río Waas.

El vicepremier y ministro de Finanzas de Holanda había anunciado que se retiraba de la cabeza de lista de su partido, el socialdemócrata PVDA, y que abandonaba la política. Otro más, pensé. Días antes había hecho lo mismo el ministro de Tránsito, el demócratacristiano del CDA, Camiel Eurlings. En ambos casos, el argumento fue el mismo: dedicarle más tiempo a sus familias.

Bos y Eurlings son (eran) los rostros jóvenes de la política, dos ex promesas, dos ex candidatos serios, frente a otros menos decentes y alguno muy indecente.

Mitigó mi malestar el reemplazo de Bos por Job Cohen, el alcalde de Ámsterdam que goza de buena reputación.

Al final del día, cuando las cartas estaban echadas y ya renacía mi esperanza de aplacar en las urnas las pretensiones de un político populista (el indecente), me abordó otra idea.

Se habla de una nueva “ola emancipadora” en la que los hombres, como dijo un profesor de la Universidad de Ámsterdam, “ya no deben su identidad a su carrera”. “Klinkt goed!” (¡suena bien!), pero… ¡quién pudiera! Yo no podría ni soñar con dejar de trabajar.

Hay algo desproporcionado en esa decisión que no me resulta fácil de digerir. Si lo trasladamos a la funcionaria mujer que opta por su familia, opinó el filósofo Stine Jensen en el diario De Volkskrant, los aplausos serían reemplazados por un irónico: “Ves, no están a la altura”.

Y ahora interrumpo mis reflexiones de domingo para seguir planchando. Mañana empieza un nuevo día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: